El Teleférico de Caracas

Foto: viejasfotosactuales.org


El teleférico de Caracas se inauguró el 11 de diciembre de 1955 durante el gobierno de Marcos Pérez Jiménez, y quedó abierto al público el 19 de abril de 1956. Los ingenieros que estuvieron a cargo de la obra fueron Oscar Urreiztieta, Gustavo Larrazábal y la compañía Eneca.

El hotel Humboldt y la estación Ávila fueron diseñadas por Tomás José Sanabria, mientras que las estaciones de Maripérez y El Cojo (Macuto) fueron diseñadas por Alejandro Pietri Pietri. A decir de algunos investigadores, el complejo teleférico fue construido con fines distintos al turístico. Así lo expresó el arquitecto Sanabria: “…el teleférico no es para un motivo turístico, el teleférico es una estrategia militar (le dijo Pérez Jiménez)…”, explicándole “…que Caracas es un pequeño valle muy frágil y así con este teleférico, tendremos por lo menos la ventaja de movilizar 800 soldados a la hora…” (Sanabria en Documental de History Channel).

Realmente no tiene mayor importancia la intención inicial, pues siempre se utilizó como espacio de turismo y recreación, además, lo realmente simbólico es su arquitectura, ubicación e importancia histórica.

En sus inicios el teleférico contaba con unos funiculares más pequeños llamados popularmente teleferiquitos que servían para trasladar a las personas desde la fuente de soda hasta el hotel, y aunque algunos aseguran que en éste jamás se hospedó nadie, testigos de la época certifican que sí.

Fueron muchos los visitantes y turistas que subieron al majestuoso Ávila, de hecho, a un año de su apertura, subieron más de un millón de personas. Todos iban con la intención de disfrutar de las distintas atracciones del lugar: paseos a caballo, pista de patinaje sobre hielo, largavistas, piscina temperada o simplemente buscando un refugio para dormir. Otros compraban flores y frutas del pueblo de Galipán o aprovechaban el novedoso transporte para bajar a Macuto y de allí tomar un autobús con destino a Camurí Chico.

El disfrute de este increíble espacio recreacional sufriría muchos altibajos con el paso del tiempo. Luego de la caída de Pérez Jiménez las instalaciones comenzaron a ser descuidadas y en 1977 el teleférico terminó siendo clausurado. Abriría nuevamente en 1986, durante el período gubernamental de Jaime Lusinchi y sería cerrado nuevamente en 1988. Once años después, durante la presidencia de Hugo Chávez, se celebró un contrato de 30 años con la Inversora Turística de Caracas (ITC), que inició un proyecto denominado Ávila Mágica. La compañía realizó importantes cambios en la infraestructura, sin embargo, el estado venezolano le quitó la concesión en el 2000 por no haber cumplido con las mejoras pautadas, de esta forma pasó a llamarse Sistema Teleférico Warairarepano.

El hotel por su parte corrió con igual suerte. En los años 60 se le entregó en concesión a la cadena Sheraton, pero por diversas razones terminó siendo clausurado. En los años 80 se utilizó como escuela de turismo pero el proyecto también fracaso. En 1998 fue, junto al sistema teleférico, dado en concesión al ITC, hasta el 2007 cuando el complejo fue nacionalizado por el gobierno venezolano.

Hoy en día el complejo turístico vuelve a sentir los altibajos, porque a pesar de los proyectos anunciados, se puede observar el deterioro de sus instalaciones: el parque infantil fue quitado, la inmensa bandera que ondeaba gloriosa ya no está, la pista de patinaje sobre hielo está cerrada por reparaciones “mayores”, el hotel sirve para eventos y de la arepera socialista sólo queda el nombre.

Comentarios

  1. QUE BUENO SACARE UN 20% EN MIS CALIFICACIONES CON ESTO BUENO BUENISISISIMO LO RECOMIENDO

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te sirva, esa es la idea... Gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario